sábado, 3 de diciembre de 2016

per-VERSOS: .- LA NAVIDAD Y LOS POLVORONES


Me tocas los polvorones 
y me pongo de los nervios,
porque son muy delicados,
por fuera y tambien por dentro.
Deberás tenerlo en cuenta
cuando te acerques a ellos.
Nunca aprietes demasiado,
suavemente es lo correcto.

Manejar los polvorones
requiere gracia y talento.
Para llevarlo a la boca
(el polvorón, me refiero)
evita las brusquedades
(aquí te pillo y te muerdo).
Que no se nos desmorone
nada más desenvolverlo.
O sea que, lo repito,
por si no tienes recuerdos:
Me tocas los polvorones
y me pongo de los nervios.
Porque son tan delicados
que basta cualquier tropiezo
para que ahí, el polvorón,
se quede todo deshecho,
Y pena me da decirlo,
eso no tiene remedio.

EL TROVADOR IMPERTINENTE

Contador de Humor